LAS MEJORES NOTICIAS PASAN POR RADIO GRODEK LAS 24 HORAS SIN CENSURAS

Japón y España: 150 años de historia y amistad

15 de Diciembre de 2018 | 11:32 hs.

En los últimos veinte años, Japón se ha puesto de moda en Occidente y, por ende, también en España. Así lo recogen las cifras oficiales de la Organización Mundial de Turismo, que confirman que más de 28 millones de personas visitaron el archipiélago nipón durante 2017, entre ellas 100.000 españoles.

  • Imagenes[0]
  • SociedadSociedad

No sólo el manga y el anime están de moda, también lo está su cine, su literatura, su música, su arquitectura, su arte o su apreciada cocina japonesa. Un fenómeno que se ha extendido también al mundo académico, convirtiendo al país en objeto de estudio e investigación. Artes y humanidades fueron las disciplinas precursoras a la hora de abordar los estudios japoneses en nuestro país, pero hace ya años que este acercamiento se produce también de campos como las ciencias sociales y jurídicas, la política, las relaciones exteriores, el derecho y/o la economía.

La acción exterior japonesa viene siendo analizada por los especialistas occidentales desde hace tiempo y España tampoco es ajena a este interés. De hecho, Japón protagoniza numerosos titulares recientes en este ámbito, unas veces debido a sus contenciosos territoriales -con China por las islas Senkaku o con Rusia por los Territorios del Norte-, otras veces debido a conflictos de otra índole, como el que en 2014 le enfrentó a Australia ante el Tribunal de La Haya por la caza de ballenas. Hay que reconocer que, en todos estos casos, Japón ha actuado siempre de manera respetuosa con el derecho internacional, intentando resolver los contenciosos por la vía diplomática o acudiendo a las instancias jurisdiccionales adecuadas para hacer uso en ellas de su derecho de defensa. Y lo que es más importante: acatando luego las resoluciones que le afectan. Recientemente, la reforma de la legislación japonesa en materia de seguridad y defensa, en vigor desde 2016, ha despertado cierto recelo entre los países vecinos. Se trata de una reforma denominada “legislación para la paz y la conservación de la seguridad” que afecta a más de una docena de leyes internas y cuyo origen está en el informe sobre seguridad exterior que el Gabinete del primer ministro encargó a un grupo de expertos en 2007. Su principal conclusión fue que, dadas las limitaciones impuestas por el artículo 9 de la Constitución (mediante el que Japón renuncia a la guerra), el país podría ver comprometida su seguridad en caso de amenaza externa. Aunque los expertos consideraron que la reforma constitucional no era necesaria, el Gabinete aprobó una resolución en 2014 que reinterpretaba el artículo 9 y que permitía a Japón el uso de la fuerza siempre que respetase una serie de condiciones compatibles con el derecho internacional vigente.

Con estas novedades, Japón da pasos importantes para convertirse en “un país normal” en materia de seguridad y defensa. Pasos que, dada la trayectoria histórica del país en esta materia, resultan calificables de radicales, al tiempo que de razonables y prudentes, vista la situación en materia de seguridad en la región de Asia-Pacífico. En mi opinión, lo primordial es que estos pasos son respetuosos con las normas internacionales, que todos los Estados deberían acatar.

Debido en parte a la presión internacional, el país del sol naciente se ha puesto por fin al día en otros ámbitos que constituían el caldo de cultivo de numerosos conflictos, aunque lo haya hecho bien entrado el siglo XXI. Así, por ejemplo, ha ratificado el Estatuto de la Corte Penal Internacional de 1998 o el Convenio de La Haya de 1980 sobre los efectos civiles de la sustracción internacional de menores, lo que sin duda afecta -para bien- a las relaciones de Japón con el resto del mundo.

En este contexto, la reciente firma en julio de 2018 del Acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea y Japón, un tratado que va a tener grandes repercusiones para las relaciones con nuestro país, ha sido un gesto muy importante. Destaca no sólo desde el punto de vista económico, sino también desde el político, puesto que va indisolublemente ligado al Acuerdo de Asociación Estratégica, cuya puesta en marcha se prevé para el próximo año. En él, los asuntos de seguridad y defensa formarán también parte clave del contenido. 

150 años de relaciones diplomáticas con España

En 1868 Japón y España firmaron el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre ambos países, un primer convenio internacional que sentaría las bases jurídicas para el establecimiento de las relaciones cordiales, fluidas y fructíferas que perviven hoy en día. En ese mismo periodo, también mantendría acuerdos clave con países latinoamericanos como Perú (1873), México (1888), Brasil (1895), Chile (1897), Argentina (1898) y Colombia (1908), países unidos a España a través de importantes lazos históricos, culturales y lingüísticos. Así, con esta red de tratados, se construyó el primer gran puente entre los tres continentes.

En 2018, con motivo de la celebración de estos 150 años de amistad entre España y Japón, numerosas universidades y asociaciones científicas nacionales, entre las que se cuenta el Grupo de investigación Japón del Gobierno de Aragón, han querido sumarse a esta conmemoración que dirijo personalmente. Así, el VI Congreso internacional del Grupo de investigación Japón tendrá como eje central esta celebración en sus conferencias, ponencias y comunicaciones, atendiendo a las relaciones entre Japón, España y Latinoamérica desde el punto de vista del arte, la literatura, la música, el cine, las relaciones internacionales, el derecho y la comunicación.

Una nueva oportunidad de profundizar en este fascinante país y celebrar sus virtudes. Y es que Japón sigue hoy manteniendo el espíritu del wakon-yosai que inspiró la mayoría de las grandes transformaciones llevadas a cabo en la era de Meiji: avanzar hacia el futuro sin perder su esencia.

 



Fuente: https://www.elmundo.es/promociones/native/2018/10/05/index.html
      
 Tamaño Texto