LA NOTICIA DE LA TARDE:

Colegas pero no amigos: la fría relación personal de los astronautas del Apollo 11

16 de Julio de 2019 | 14:16 hs.

Buzz Aldrin esperaba ser el primero en pisar la Luna y le supo mal que la NASA eligiera a Armstrong al cambiar de criterio poco antes de la misiónToda la cobertura informativa de la llegada del Apollo 11

  • Imagenes[0]
  • ApolloApollo

 Para haber pasado ocho días juntos en una cápsula de seis metros cúbicos, y haber compartido la gesta más heroica de la historia de la exploración espacial, no puede decirse que los astronautas de la misión Apollo 11 forjaran una gran amistad. Buzz Aldrin, que intentó en vano crear un clima de camaradería, y Michael Collins, de carácter más solitario, describieron la tripulación como “desconocidos amigables”. Neil Armstrong contestó diciendo que “habían trabajado muy bien juntos”.

Nada que ver, en cualquier caso, con el clima casi festivo de otras tripulaciones como la del Apollo 12, que se encontró camino de la Luna con que les habían colado fotos de chicas Playboy entre sus listas de tareas con frases como “¿Has visto algunas colinas y valles interesantes?”, o cuyo comandante Charles Conrad hizo una apuesta sobre lo primero que diría al pisar la Luna, y la ganó: “¡Yupi! Chico, esto puede haber sido uno pequeño para Neil, pero es uno grande para mí”, en referencia a la famosa primera frase de Neil Armstrong: “Este es un paso pequeño para [un] hombre, un salto de gigante para la humanidad”.

Ambiente de trabajo

Aldrin y Collins describieron la tripulación como “desconocidos amigables”

No ayudó a crear una amistad en la tripulación del Apollo 11 que este primer paso lo diera Armstrong. El plan inicial, basado en el protocolo de los paseos espaciales, preveía que el primer astronauta en salir del módulo lunar sería el piloto y que después saldría el comandante. Por lo tanto, primero Aldrin y después Armstrong. Pero cuatro meses antes de la misión la NASA decidió invertir el orden por razones que nunca se han hecho públicas. Las posibles explicaciones incluyen que se prefirió a Armstrong porque era un civil y Aldrin un militar, o porque tenía una personalidad humilde mientras Aldrin se consideraba más problemático. De hecho, a Armstrong le ofrecieron modificar la tripulación sustituyendo a Aldrin por James Lovell, con quien le sería más fácil trabajar. Tras pensarlo a lo largo de un día, Armstrong declinó la propuesta porque le pareció injusta para Lovell, pues tenía rango de comandante y le pareció que tenía derecho a dirigir su propia misión, y dijo que no tenía ningún problema en trabajar con Aldrin.

Cuando Aldrin se enteró de que se había invertido el orden de salida del módulo lunar, hizo lo posible para que la dirección de la NASA volviera al plan inicial. Sin éxito. Michael Collins, que se quedó en órbita alrededor de la Luna mientras Armstrong y Aldrin bajaban a la superficie, dijo después que Aldrin “siente resentimiento por no haber sido el primero en la Luna más de lo que valora haber sido el segundo”.

Regreso a la Tierra

Los tres astronautas abandonaron la NASA poco después de la misión; ninguno volvió al espacio

El ambiente en la cápsula durante el viaje a la Luna y el regreso fue de concentración, según ha recordado Collins en una entrevista publicada la semana pasada en Time. “Cuando hicimos algo como superar la velocidad de escape y salir de la órbita de la Tierra, por ejemplo, fue un gran logro desde un punto de vista técnico. ¿Pero lo celebramos y nos felicitamos entre nosotros? No. Porque no puedes prestar atención a lo que has dejado atrás. Tienes que prestar atención a lo que tienes por delante”.

En las casi 22 horas que permanecieron en la superficie lunar, incluidas dos horas y media caminando en el Mar de la Tranquilidad, Armstrong y Aldrin cumplieron todos sus objetivos. Armstrong demostró su sangre fría como piloto haciendo aterrizar el módulo lunar cuando apenas le quedaban unos segundos de combustible después de que el lugar de aterrizaje inicialmente previsto resultara impracticable. Recogieron 21,5 kilos de rocas lunares que transformarían la comprensión de la Luna. Hicieron fotos icónicas que han pasado a formar parte de la cultura popular... Curiosamente, casi todas las fotos son de Aldrin, porque fue Armstrong quien las hizo. En el viaje de regreso, el ambiente fue tan serio como en el de ida. “Estuve absolutamente encantado de verles” de nuevo en la cápsula, recuerda Collins en la entrevista de Time. “Estuve por darle un beso a Aldrin en la frente. Pero decidí que no, tal vez no […]. Fue un momento maravilloso. Pero teníamos que poner el módulo de mando en marcha, liberarnos del [módulo lunar] Eagle, encender el motor, salir de la órbita lunar…”.

Tras regresar a la Tierra, los tres astronautas del Apollo 11 pasaron juntos una cuarentena de 21 días por si habían traído alguna infección de la Luna y recibieron un homenaje tras otro en una gira mundial que les llevó a 22 países en 38 días. Después sus caminos se separaron.

Los problemas de Aldrin

El astronauta fue hospitalizado por depresión y sufrió alcoholismo en los años 70, según explicó en su autobiografía

Los tres abandonaron la NASA poco más tarde. Armstrong se incorporó en 1971 a la Universidad de Cincinatti como profesor de ingeniería aeroespacial, donde tuvo fama de buen profesor y examinador riguroso, y siguió pilotando ultraligeros por el placer de volar. Aldrin, se reincorporó al ejército, donde no se entendió con su superior, y, según explica en su autobiografía, fue hospitalizado por depresión y sufrió alcoholismo en los años 70, un periodo en que la enfermedad psiquiátrica estaba más estigmatizada que ahora. Collins trabajó en el departamento de Estado de EE.UU. y después dirigió el Museo Nacional del Aire y el Espacio en Washington.

Pese a que nunca tuvieron una relación estrecha, fueron reencontrándose a lo largo de los años en homenajes a las misiones Apollo y otros actos relacionados con la exploración espacial y se trataron siempre con extremo respeto. Cuando Armstrong murió en 2012, Aldrin declaró que era “el mejor piloto que nunca he conocido”. Collins coincidió: “era el mejor”. 



Fuente: https://www.lavanguardia.com/ciencia/20190716/463482601748/llegada-hombre-luna-armstrong-aldrin-collins-astronautas-apollo-11.html
      
 Tamaño Texto