LAS MEJORES NOTICIAS ESTAN EN RADIO GRODEK. RADIO GRODEK SIEMPRE CON LA VERDAD SIN CENSURA, INDEPENDIENTE DE TODO GOBIERNO,NO DE VOS...

El Batman argentino de Times Square: de fundirse en Buenos Aires a sorprender a los turistas que pasean por Nueva York y volverse viral

06 de Noviembre de 2019 | 11:24 hs.

Se recibió en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA, trabajó como periodista y era dueño de un comercio de productos electrónicos. En 2015 debió cerrar el local y decidió probar con “hacer la América”. La intimidad de un hombre anónimo que juega a ser superhéroe de martes a sábados

  • Imagenes[0]
  • BatmanBatman

 Batman puede ser un superhéroe sin superpoderes en la piel civil de Bruno Díaz, un millonario y filántropo, dueño de Empresas Wayne en Ciudad Gótica. O puede ser el recurso de supervivencia de un argentino de 40 años, oriundo de la Ciudad de Buenos Aires, nacido y criado en el barrio de Belgrano, con miles de seguidores en sus redes sociales y un nombre que prefiere mantener anónimo. Puede ser el disfraz de un hijo de dos padres que aún viven, sin mayordomo ni Robin ni Batichica, de un hermano de tres hermanos, graduado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires, de profesión periodista, viejo corresponsal para medios internacionales de coberturas deportivas. En su vida de antes, entrevistó para canales de Colombia, Perú, Ecuador, Chile y Uruguay a figuras del calibre de Juan Román Riquelme, Martín Palermo y Daniel Passarella: sus coberturas se encuentran en YouTube, escondidas en su verdadera identidad. Aunque es hincha de Boca, no se reconoce “futbolero”. Su actividad en el medio era inestable. Los grandes medios lo habían descartado. En paralelo, administraba su comercio en la esquina populosa de Cabildo y Juramento. Vendía productos de electrónica: tenía su propia cámara, micrófono y corbatero, instrumentos que solventaban sus tareas periodísticas. En diciembre de 2015, entró en bancarrota.

“Me fundí -reveló-: trabajaba doce horas, no vendía nada, no salía del local, no veía la luz del día. En Buenos Aires estaba en mi propia Baticueva”. Tenía una pareja, una hija de nueve años y unos amigos viviendo en Nueva York dispuestos a recibirlos. Había permanecido 36 años en el encierro de una misma doctrina, una misma ciudad, una misma dinámica. Cansado de la burocracia, los vicios y las políticas de un país que le parecía inviable, se arrojó al vacío en compañía de su familia. Buscó su norte en la Gran Manzana. Una valija, un par de puertas para golpear y la convicción de que no había retorno. Capítulo mil del sueño americano.

Batman, antes de ser Batman, quiso trabajar de periodista. “La primera barrera que encontré fue el idioma. Empecé a tirar currículums por canales de televisión y empresas de comunicación latinas, principalmente las cadenas mexicanas. No me podían aceptar. Me decían ‘aprendé inglés y volvé’. Tenían razón. Podía ser el mejor reportero, pero si no conocía el idioma. Eso me partió el alma. Ahora todo es anecdótico pero empezar de cero me costó mucho”. Entonces fue mozo y trabajó en atención al público en un restaurante colombiano. “Pero, como no era lo mío, duraba poco. Iba rebotando de un trabajo a otro. Había gente que me quería emplear pero la barrera seguía siendo el idioma”, recuerda. Un paseo turístico le inspiró una idea, al principio vaga y tímida. Caminando por Times Square, centro neurálgico y paisaje más fotografiado del barrio de Manhattan, escuchó la voz de un Spiderman latino. “¿Qué onda este trabajo?, pensé. Me empezó a rebotar esa idea en la cabeza. Ese día no le pregunté, pero volví a la semana siguiente”, relató en diálogo con Infobae.

Un Spiderman latino le contó que era un trabajo reglamentado por el gobierno estatal, con normas plausibles de sanción y registros de los trabajadores. Se inscribió y se compró de inmediato un traje de Batman: lo consideraba un superhéroe amable para niños y adultos. El vestuario era precario, de tela. Ahí encontró, finalmente, un perfil. “Me di cuenta que los turistas me dejaban una buena propina por sacarse una foto con Batman. Desde un dólar hasta cien dólares. Ahora, después de que mis videos se hicieron virales, los argentinos ya vienen con sus diez dólares en la mano, que allá son más de 600 pesos. Seguro que en Argentina no me dejarían ni loco esa plata por sacarse una foto”. Sus videos virales: Jorge Rial, Daniel Angelici, Patricia Bullrich. El Batman de Times Square comenzó a popularizarse en Argentina luego de manifestar su postura política a favor del cambio. Acompañó las marchas del “Sí se puede” en Nueva York, llamó a votar contra los Fernández y declaró su apoyo a Donald Trump, al concepto de república y democracia.

Lleva tres años vistiéndose de Batman de martes a sábados en jornadas de siete horas. Recién cuando pudo guardar un porcentaje de sus ingresos, se compró un traje a medida. Ya tiene tres: uno más abrigado para soportar el invierno neoyorquino y dos más ligeros para el verano.

Spiderman y Hulk, sus compañeros de Times Square, lo cargan: “’Te andan buscando los argentinos’, me dicen”. Hay quienes se cuelgan de su fama y con tal de llevarse una propina se hacen pasar por él cuando los turistas argentinos lo están rastreando. En su zona, hay otros seis trabajadores personalizados de Batman. Detrás de la máscara, se esconden buscadores de bienestar nacidos en Colombia, México, Marruecos, Italia, España y nativos de los Estados Unidos. Vivir, ahorrar y disfrutar” es su lema. Dijo que todo trabajo es digno, que le divierte hacer de Batman y que su familia está orgullosa de su progreso: “Ellos están contentos de que a través de mi personaje haya podido sobrevivir en un país que no es fácil. Todos los días hay gente que me pregunta por mensaje privado: ‘¿Cómo hiciste?’ y me dice: ‘Me quiero ir, este país no da para más’. Tienen que saber que no fue fácil para mí establecerme acá. Si lo tuviera que volver a hacer lo pensaría dos veces”.

Su hija tiene ya doce años y es su razón de ser. “A mí no me importa si junto un dólar más o un dólar menos. Si mi hija está feliz, yo estoy feliz”, asegura. Ella habla inglés como si fuera estadounidense y lo ayuda en las traducciones y en la dicción. Su mujer, que trabaja medio turno, la va a recoger al colegio, donde -según su padre- tiene las mejores calificaciones del aula. Juntos viven en Nueva Jersey: todos los días viaja media hora en tren a su lugar de trabajo vestido de civil, se cambia en un locker y se mete en el personaje. De profesión periodista, sueña con fundar su propia productora en Nueva York. Para dejar definitivamente su trabajo como Batman quiere equiparse con el material necesario. "Me gustaría enfocarme por el lado latino de la ciudad. Creo que hay mucho para mostrar de la comunidad latina: arte, gastronomía, música"

Los superhéroes tienen un reglamento que cumplir: disponen de zonas habilitadas para interactuar con los turistas, no tienen derecho a cobrarles ni exigirles propinas y tampoco pueden cargarlos en sus brazos. El castigo, en caso de infringir estas normas, puede ser la cárcel. El Batman argentino criado en el barrio porteño de Belgrano tuvo que salir a desmentir en las últimas horas una fakenews que circuló por redes: lo acusaban de haber robado a un turista con la imagen de espaldas de él esposado y acompañado por un policía. La imagen era de 2016 y el Batman en cuestión era un inmigrante cubano.

Para transformarse en un auténtico Batman, procuró involucrarse en el personaje. Pero recuerda haber visto una sola película del murciélago: El caballero de la nocheDe hecho, cuando llegó a los Estados Unidos, cumplió su sueño de comprarse por Amazon todas las películas del superhéroe que verdaderamente admira: Superman. Lo tiene tatuado en el brazo izquierdo. Ahora, a modo de retribución por haberle cambiado la vida, estudia hacerle un homenaje a Batman en el brazo derecho. “Nunca encontré la forma de representarlo porque en realidad yo amo a Superman. Y como no sabía cómo comportarme para que el personaje fuese más elegante, decidí ser yo mismo: usar mi voz, respetar mis actitudes y mis movimientos. Nadie hacía lo que hago yo: monto todo un show, poso con los turistas, me divierto con ellos, trato de ganarme la propina”, aclaró. Su superpoder -la foto que siempre funciona-: arrodillarse y besar la mano de las mujeres. Formas de ganarle a la vida. 



Fuente: https://www.infobae.com/sociedad/2019/11/06/el-batman-argentino-de-times-square-de-fundirse-en-buenos-aires-a-sorprender-a-los-turistas-que-pasean-por-nueva-york-y-volverse-viral/
      
 Tamaño Texto