ADELANTO EXCLSIVO RADIO GRODEK:

Kim Jong-un: ¿quién podría asumir el poder en ausencia del líder de Corea del Norte?

01 de Mayo de 2020 | 12:53 hs.

Fuera verdad o no que ha estado al borde de la muerte, lo cierto es que la ausencia pública de Kim Jong-un ha llevado a muchos a preguntarse quién podría sucederlo al frente de Corea del Norte.

  • Imagenes[0]
  • internacionalinternacional

 La BBC conversó con analistas sobre los posibles candidatos y si la historia estaría de su lado.

Un hombre de la familia Kim siempre ha estado a cargo de Corea del Norte desde que Kim Il-sung fundó el país en 1948, y la mitología de esa familia se extiende profundamente por toda la sociedad.

La propaganda sobre su grandeza se impone en la ciudadanía desde antes de que puedan leer: los preescolares entonan una canción llamada: "Quiero ver a nuestro líder Kim Jong-un".

Así que, ¿cómo se podría imaginar un Corea del Norte sin esta figura simbólica y política al mando? ¿Cómo se organizarían las élites y la sociedad en general?

La respuesta sencilla es: no lo sabemos. Curiosamente, ellos tampoco lo saben. Nunca han tenido que hacerlo.

  • Kim Jong-un: la extraña ausencia del líder de Corea del Norte del cumpleaños de su abuelo que ha generado dudas sobre su estado de salud Cuando Kim Jong-un estaba siendo preparado para asumir el poder, se empezó a utilizar el término "linaje Paektu" para ayudar a legitimar su liderazgo.

    Paektu es la mitológica montaña sagrada donde supuestamente Kim Il-sung lideró una guerra de guerrillas y donde cuentan que nació Kim Jong-il. Kim Jong-un todavía la visita cuando quiere hacer énfasis en sus importantes decisiones políticas.

    Siempre ha habido un Kim en el corazón ideológico del país. ¿Cómo sería Corea del Norte sin heredero? Se cree que Kim Jong-un, de 36 años, tiene hijos, aunque son demasiado jóvenes. Se estima que tiene tres, el mayor, de 10 años, y el más pequeño, de 3. El propio Kim Jong-un fue considerado joven cuando asumió el poder a los 27Probablemente surgiría algún tipo de agrupación de líderes, tal vez como en Vietnam, que se apoya fuertemente en las enseñanzas y legitimidad de su fundador para sustentar su propia posición.

    Los observadores pueden rastrear quiénes ostentan ciertos puestos clave y seguir las noticias y fuentes de inteligencia sobre las instituciones importantes, pero realmente no pueden saber cómo se están desarrollando las facciones, ni quien ha acumulado poder a través de lazos personales en lugar de institucionales.

    Además, algunas veces los subdirectores y encargados ejercen mayor poder real que los jefes titulares de las instituciones. Esto hace que las predicciones sean muy difíciles de hacer. Hay otras personas que han jugado papeles centrales en la era de Kim Jong-un, pero es difícil saber quién de todos podría formar relaciones de cooperación y pudiera competir con los otros.

    Uno es Choe Ryong-hae. Él ha tenido sus altibajos en la administración de Kim Jong-un, pero después de sobrevivir unas tormentas, actualmente preside el Politburó y es el vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estado.

    El año pasado se convirtió en el primer nuevo presidente en 20 años, en reemplazo del anciano Kim Yong-nam -así que es la persona que representa al país en las participaciones internacionales.

    Choe también ha ostentado altos cargos en el ejército y en el Departamento de Organización y Guía (DOG) del Partido de los Trabajadores de Corea, responsable de mantener la lealtad a través de todo el régimen.

    Esta es una organización muy poderosa: exige la adherencia de todos los ciudadanos a la ideología de Corea del Norte. Él es probablemente el segundo hombre más poderoso del país.

    Los viejos jefes espías y los ascendientes políticos ilustres

    Otro es Kim Yong-chol. Este general allanó el camino para las cumbres entre Trump y Kim, reuniéndose varias veces con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

    Ha encabezado el Departamento del Frente Unido (responsable de las relaciones con Corea del Sur) y el Buró General de Reconocimiento, el principal servicio de inteligencia del país. Parece haber sufrido una degradación tras el colapso de las conversaciones con Estados Unidos, pero es poco probable que este jefe de espionaje se mantenga entre las sombras por mucho tiempo. Y uno más es Kim Jae-ryong. Además de conformar la Comisión de Asuntos de Estado, es el jefe de Gabinete, un puesto de moderada influencia. Se sabe relativamente poco sobre él, pero su estrella ha ido en ascenso en años recientes mientras otras han caído.

    Se le conoce por gestionar industrias y administrar durante varios años la provincia más aislada del país, que alberga sitios clave de fabricación militar e industrial. Esto puede significar que ha estado muy vinculado al programa nuclear. Jong Kyong-taek es responsable del Departamento de Seguridad del Estado, que investiga y castiga crímenes políticos. También apoya a la protección física de los líderes. Estas son responsabilidades cruciales que ayudan a garantizar la estabilidad del sistema.

    Hwang Pyong-so es otro funcionario que ha ocupado altos cargos militares y administrado el DOG durante la era de Kim Jong-un. Como Choe (y muchos otros) ha sido disciplinado; sin embargo, no parece haber sido rehabilitado de la misma manera. Otras figuras sólidas de la política exterior de los años 2010, Ri Yong-ho yRi Su-yongtambién han visto sus responsabilidades decaer recientemente. Fueron reemplazados por Ri Son-gwon y Kim Hyung-jun. Se dice que el primero es un aliado de Kim Yong-chol.

    La cúpula militar

    Un puñado de altos generales del Ejército Popular de Corea (EPC) también ejercerían influencia durante un período de transición. Actualmente, hay dos hombres en la cima del Buró Político General del EPC, Kim Su-gil y Kim Won-hong. Este buró garantiza la lealtad política de las fuerzas militares, algo que sería absolutamente crucial durante períodos de incertidumbre.

    Entre la élite principal, ¿quiénes se enfrentarían y quiénes formarían alianzas? ¿Habría facciones pro y anti Kim Yo-jong (la hermana de Kim Jong-un)? ¿Podría el temor a la inestabilidad evitar el recrudecimiento de las rivalidades? Después de todo, no está en el interés de ninguna de estas élites que el Estado colapse, abriendo el camino a que sea absorbido por Corea del Sur o hasta por China.

    En estos momentos no hay un contendiente perfecto: su hermana tendría que superar el sexismo y romper la tradición de un heredero varón. El resto no son descendientes directos del indispensablemente importante linaje Paektu, pero el final de cuentas, tendrán que considerar la unidad del estado para cuya preservación han desafiado todas las normas internacionales.



Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52471236
      
 Tamaño Texto