El equipo de Marcelo Gallardo sacó a relucir su mejor nivel de juego y no tuvo piedad ante el humilde rival, que tuvo un gol invalidado y que pudo haber cambiado por un breve lapso la historia del partido.